miércoles, 15 de julio de 2009

CORRESPONDENCIA SECRETA DE UN ENAMORADO CONFUNDIDO

Seguramente te sorprenda esta carta, o no, no sé, pero para mi es extraño estar escribiéndote otra vez después de… no sé cuánto tiempo.
A lo largo de esta semana me fue pasando lo que no quería que me pase: pensar en lo que pudiera haber sido, a pesar de una frase que siempre mantengo presente: “lo que pudiera haber sido no existe”, y sin embargo se me metió en la cabeza esa tonta pregunta “¿cómo hubiera sido si…?
Tal vez nunca debería haber escrito esto, mucho menos hacértelo llegar, pero bueno, no puedo dejar que me invadan otra vez algunos sentimientos, que definitivamente me doy cuenta de que aún no están del todo claro.
Hace meses que me siento realmente bien en este aspecto, bien y seguro de lo que me pasa, de lo que quiero y de aquellas cosas que no deseo volver a repetir, pero parece que la seguridad se va a la mierda otra vez y todo lo que no quiero que me pase vuelve a llenar mi vida una vez más.
Hoy pude recordar cuáles fueron las cosas que me pegaron a vos, las que me hicieron sentir todo lo que me cuesta dejar atrás. No estoy seguro, pero creo que alguna vez te dije cuáles son esas cosas: tu sonrisa, tus olores (sabores) y la manera en que me mirás. ¿Sabés cuántas veces me pregunté y me preguntaron qué me atrajo de vos? Miles de veces; ¿sabés cuántas veces encontré la respuesta a esa pregunta? Tan pocas, que recién ahora, cuando ya es tarde y la historia es otra, puedo responderla con certeza: tu sonrisa, tus olores (sabores) y la manera en que me mirabas.
Todos los que nos ven hablar vienen a decirme que entre nosotros hay algo, que se puede percibir, que lo ven ahí, pero siempre digo que están equivocados, que solo nos llevamos bien, que esta muy claro lo que pasa y que solo es eso, una linda relación, me canso de repetir que estoy seguro de que vos por mi no sentís nada, de que estas muy bien con quien estas, de que a mi con vos ya no me pasa nada, que me divierte verte, que me gusta estar con vos, charlar, reírme, pero que estoy muy seguro de que no pretendo, ni quiero que pase absolutamente nada. A veces empiezo a pensar que si tanta gente me lo dice, algo raro tiene que estar pasando, yo sé que a mi me confunde un poco, pero en seguida vuelvo a la realidad y sé muy bien qué es lo que quiero, pero poco sé de lo que a vos te pasa realmente…
Vos sabes que más allá de lo que yo quiero o deseo, está lo que verdaderamente siento, y aunque no me encuentro invadido de tus cosas como tal vez me pasó en algún momento, estoy seguro de que el verdadero amor fuiste vos, y eso te lo aseguré más de una vez y lo sigo afirmando.
Hay que entender, por supuesto, que a veces el verdadero amor no es la persona con quien estamos, pero poco logramos entender de estas cosas porque el amor es un sentimiento un poco extraño, y cuando te digo estas cosas o las escribo, en este caso, vuelvo a preguntarme si realmente lo que creo sentir es verdadero o no, todo es muy confuso, hasta para mi.
Pero la realidad es que hace una semana que volví a verte, lleno de seguridades que tal vez hoy se convirtieron en debilidades y en futuras derrotas. Hice todo lo posible para escaparme, pero ya ves, no logre evitar escribirte esta carta, que una vez más se convertirá en una causa para alejarte más.
Hoy pasé el día evitando cosas, esquivando realidades. Evité que cada una de tus miradas se convirtieran en besos, que cada uno de tus roces fueran caricias, que cada una de tus palabras se sintieran como susurros a mis oídos…
Seguramente esto es un nuevo error, te pido perdón por volver a poner piedras en el camino, sólo quiero asegurarte algo: sé y comprendo cómo son las cosas y no pienses que quiero algo con todo esto, sólo que aprendí a hacer algo que tal vez antes no hacía: decir qué es lo que me pasa y lo que siento para no convertir mis sentimientos en un pozo profundo muy poco explorable.
Por otro lado, al re descubrir y no estar seguro de habértelo dicho alguna vez, esas cosas que me llenaron de vos, me pareció que tenía el deber de decírtelas y la obligación de que las sepas.
Como dije antes estoy seguro de lo que quiero y de lo que no quiero que pase…

1 comentario:

Gabriela dijo...

QUE LINDO TEXTO PROFE !

GABRIELA ABRAMOWICZ . :)